Wen-Tzu | Comprendiendo los Misterios | 117


El dragón es un símbolo milenario de la esencia espiritual más elevada, que encarna la sabiduría, la fuerza y el poder divino de transformación.
El dragón es un símbolo milenario de la esencia espiritual más elevada, que encarna la sabiduría, la fuerza y el poder divino de transformación.

Lao-tzu dijo:


La mayor simplicidad no tiene forma, el mayor Camino no tiene medida. Así, el cielo es redondo sin estar ajustado a un compás, la tierra es cuadrada sin estar ajustada a una regla. La palabra universo se refiere al tiempo y al espacio; la Vía está en él, pero nadie conoce su posición.


Así, si la visión de la gente no ve lejos, no puedes hablarles de algo de inmenso alcance; si el conocimiento de la gente no es amplio, no puedes hablarles de lo que es finalmente último.


Los que están imbuidos del Camino y están en comunión con todos los seres no tienen forma de negarse uno al otro. Por eso, las leyes de los líderes iluminados de la antigüedad eran diferentes en sus medidas y, sin embargo, coincidían en la medida en que se ganaban el corazón de la gente.


Ahora bien, si se habla del compás, la regla, la escuadra y la línea plomada, son las herramientas de una habilidad y no la razón de ser de la misma. Por eso el mejor arpista no puede tocar una melodía completa si le faltan cuerdas, y una sola cuerda no puede inducir a la melancolía por sí sola. Así que los instrumentos de cuerda son herramientas para producir un sentimiento de tristeza, y no la razón de ser de la tristeza.


Cuando se trata de que el espíritu vague tranquilamente entre los corazones y las manos, liberando la mente para representar el espíritu, dando voz a sus modulaciones en las notas de las cuerdas, eso es algo que un padre no puede enseñar a sus hijos, y los hijos no pueden aprender de su padre. Es un principio que no se transmite.


Por lo tanto, la calma es la gobernante de la forma, y el silencio es el gobernante del sonido.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo